Canal de entretenimiento e información en formato “streaming”, de contenido variado para la audiencia de habla hispana con valores, salud y vida.

Positiva, la radio comunitaria de Tunja que está en el jugoso negocio de la radio comercial.

0 187

Por: Daniel Fernando Mejía Lozano

@DanielMejiaLoz1

 

La historia de la radio comunitaria en Colombia nace a finales de la década de los setenta y a principios de los ochenta con los programas educativos que buscaban impartir conocimientos básicos en las zonas donde no había ni escuelas ni otras formas de educación. Su modelo de comunicación responde bajo esta concepción al modelo clásico diseñado en el contexto funcionalista de los años cincuenta.

Con la Sentencia 460/06, proferida por la Corte Constitucional, ciudades capitales como Tunja lograron la posibilidad de tener una radio comunitaria. Según el Ministerio de TIC esta radio es un servicio público participativo y pluralista, orientado a satisfacer necesidades de comunicación en el municipio o área objeto de cubrimiento, a facilitar el ejercicio del derecho a la información y la participación de sus habitantes a través de programas radiales realizados por distintos sectores del municipio, de manera que promueva el desarrollo social, la convivencia pacífica, los valores democráticos, la construcción de ciudadanía y el fortalecimiento de las identidades culturales y sociales.

Uno de los objetos fundamentales que debe garantizar esta señal radiofónica es propender por la promoción de la democracia, la participación y los derechos fundamentales de los colombianos que aseguren una convivencia pacífica. En esta línea entran los ambientalistas, actores culturales, activistas, defensores de DDHH, indígenas, campesinos y demás actores sociales, muchos de ellos son invisibles en los estudios de producción radial de Positiva FM.

El concesionario de la señal radiofónica, que para el caso de Tunja es 101.1 FM debe acreditar la capacidad de congregar a las organizaciones sociales del municipio para constituir la Junta de Programación. Sin embargo, en la programación de esta emisora en FM la participación de estas organizaciones es casi que nula.

En la mayoría de los municipios de Colombia las emisoras comunitarias son administradas por las juntas de acción comunal para garantizar así la inclusión de todos los actores sociales en su programación, en el caso de Tunja es administrada por la asociación para la integración de juventudes comunitarias transmitir NIT: 820.004.918-9 donde aparece como Representante Legal Ricardo Arturo Muñoz Castillo quien tiene la ultima palabra para definir que personal esta en el medio y cual es su programación.

Con la licencia no 001206 del 12 mayo de 2009 de MINTIC empezó a funcionar esta emisora que en sus estatutos resalta el sentido de pertenencia y la identidad cultural como uno de sus valores prioritarios.

Actualmente, Colombia tiene 1.705 emisoras registradas y mayoría son comunitarias. Uno de los propósitos fundamentales de la radio comunitaria es trabajar en beneficio de las personas de la comunidad no solo proporcionando programas y servicios de información, educación y entretenimiento, sino además representando los intereses de la comunidad ante el Estado y los espacios de poder.

A 74 km de Tunja se encuentra Sol Estéreo 99.1 FM la emisora comunitaria de Sogamoso. Esta emisora es administrada por ASOCOMUNAL que es la asociación de juntas de acción comunal de la ciudad del Sol y del Acero, su director no es vitalicio como en Tunja, cambia cada vez que la junta directiva elige nuevo presidente comunal.

En su programación se encuentran espacios dedicados a FECODE, la equidad de Género, el medio ambiente, programas culturales enfocados en el arte, espacios de música popular, llanera, colombiana y crossover.

Positiva sin duda alguna cuenta con mejores estudios de producción y tiene una audiencia fiel por su genero musical y programación que es similar a la que se puede escuchar en W Radio o la X más música.

El negocio de la radio en Colombia mueve 1,5 billones de pesos cada año. El mercado de las FM se ha valorizado, al punto de que una emisora en Bogotá podría costar 5 millones de dólares, o más. Es por este motivo que el ministerio de TIC debe vigilar muy bien a todas las emisoras comunitarias para que cumplan con su razón de ser y no se conviertan en medios camuflados para el jugoso negocio de la pauta comercial, en otras palabras, emisoras comunitarias solo de papel, pero comerciales ante los ojos de todo el mundo.

Tunja, en mi concepto no tiene emisora comunitaria. Las radios de interés público de la capital boyacense están adscritas a la Gobernación e instituciones educativas. Positiva por su parte, tiene una estructura comercial que está lejos de la normativa que exige el ministerio de TIC, la participación de las juntas de acción comunal en esta emisora es una utopía.

Esta emisora tiene clientes permanentes como la Alcaldía, Veolia, las universidades privadas y su programación es musical en un 80%. Las entidades que pautan son intocables aun ante las quejas permanentes de los ciudadanos frente a la inseguridad, las altas tasas de suicidio, la violencia contra la mujer, las altas tarifas en los servicios públicos y otras problemáticas que aquejan la ciudad de los tesoros escondidos.

Entonces, la pregunta es ¿Existe un cartel de radios comunitarias en Colombia que explotan el jugoso negocio de la radio comercial sin pagar impuestos? Saque usted sus propias conclusiones.

Comentarios
Loading...