Canal de entretenimiento e información en formato “streaming”, de contenido variado para la audiencia de habla hispana con valores, salud y vida.

El falso Leviatán: Bogotá y La Paz, el sueño latinoamericano [Daniel Mejía Lozano]

0 2

La democratización de la sociedad debe empezar desde las ciudades invisibles rurales, esas selvas de soledad que se encuentran en el campo y constituyen las mayorías electorales que después desaparecen. La juventud rural es el público objetivo. Es en estos territorios donde aún gobiernan todos los vicios que traen consigo violencia, corrupción y desigualdad, hoy existen jóvenes con talento que quieren emprender y ofrecer un mejor futuro a sus comunidades.

Luego de un diálogo reflexivo con Iván Arias, alcalde de la ciudad de la Paz, Bolivia, y Carlos Fernando Galán, concejal de Bogotá, pude apreciar la hoja de ruta de lo que nos espera en los próximos años en Latinoamérica. 

El confinamiento dejó hábitos permanentes en la sociedad. La virtualidad se potencializó y la tecnificación de lo cotidiano se convirtió en un estilo de vida: pagos virtuales, educación por internet, deporte vía zoom, conciertos en plataformas cibernéticas, teatro en la web; el universo de la vida se transportó a un pc y, con este, la humanidad se hizo menos humana.

En medio de la conversación, Carlos Fernando Galán, expresó su preocupación por las finanzas de Bogotá y por el discurso de Claudia López, el cual calificó de populista y mentiroso. Sin embargo, destacó las virtudes de la ciudad que hoy se ubica en el segundo lugar en el listado de FDI Intelligence, que lo reconoce como destino de Inversión Extranjera Directa. Bogotá ha logrado escalar cinco posiciones en este escalafón bienal en las últimas cuatro ediciones, pasando del séptimo lugar en 2015 al segundo puesto en 2021.

Mientras tanto, Iván Arias Durán, también conocido como “El Negro Arias”, mandatario de la capital de Bolivia, sociólogo, periodista y analista, manifestó que en su reciente cargo de Ministro de Obras Públicas, Servicios y Vivienda, los avances en este país fueron enormes, generando bienestar y desarrollo en comunidades donde existía pobreza extrema.

No obstante, el futuro de Latinoamérica aún es frágil y confuso. Lo que utópicamente podríamos denominar el Estado latinoamericano, es antidemocrático en muchos territorios, inestable y corrupto. Puede que el indicador más obvio sea el porcentaje que representa el Estado en el conjunto de la economía, la crisis generalizada de varios países del continente y su inestabilidad política.

Ahora bien, desde una perspectiva económica, si se calcula en términos de ingresos públicos como de gasto, los estados latinoamericanos son pequeños y muy ineficaces. Chile y Costa Rica constituyen excepciones destacables, pero, en general, se podría decir que Latinoamérica es un «falso Leviatán». Su desafío obedece a construir una economía desde la equidad y acabar con las grandes brechas de desigualdad que agudizan la pobreza y generan violencia.  

Galán y Arias tienen una perspectiva clara; el “Negro Arias” se encuentra arraigado a su ciudad trabajando incansablemente para lograr las metas y cumplir con sus promesas de campaña. De otra parte, Galán, con una mirada crítica a la actual alcaldesa, plantea una propuesta de ciudad que da un giro al planteamiento actual. Acabar con la desigualdad que produce violencia y pobreza es fundamental para sacar a Bogotá del caos y construir una ciudad del futuro con bienestar, seguridad y equidad.

Sin embargo, saliendo de las capitales, quiero dejar una reflexión en el lector como autor de esta columna: mujeres rurales y jóvenes campesinos han sido desplazados de sus territorios, o en otras ocasiones los han abandonado por ir en busca de oportunidades que en la mayoría de los casos no existen. 

Bien lo dijo Juan Carlos Valencia con su tono cafetero, los jóvenes rurales piden a gritos mayores oportunidades, las capitales han colapsado, abarcado, invadido e inundado todo el mercado. Mientras los territorios han quedado rezagados, los mismo lugares que en medio de la pandemia brindaban libertad a sus pobladores, la posibilidad de respirar y de brindar seguridad alimentaria a toda una nación. Es hora de descentralizar la mirada para sumergirnos en el paraíso que tenemos y no valoramos, ese macondo que va más allá del Leviatán, La Paz y Bogotá tienen un mejor futuro si se fortalecen los territorios.

Twitter: @Daniel_MLozano

Por: Daniel Mejía Lozano

Director Latinisimo Tv Internacional Colombia.

Comentarios
Loading...